ESCRITORES CHIQUIMULTECOS
ESCRITORES CHIQUIMULTECOS  
  I N I C I O - I N I C I O
  => POETAS
  => NARRADORES
  => Ismael Cerna
  => Humberto Porta Mencos
  => Isabel de los Ángeles Ruano
  => Miguel Ángel Vásquez
  => Raúl Mejía González
  => Aquiles Pinto Flores
  => Rosa Flores Monroy -narradora
  => Elías Valdés
  => Brenda Solís-Fong -narradora
  => Lot Byron Remus
  => Gustavo Bracamonte
  => Mario Morales Monroy
  => Edmundo Zea Ruano
  => Rafael Zea Ruano
  => Guilver Salazar
  => Raúl Aguirre
  => Juan Pablo Espino
  => Rómulo Mar
  => J. Israel Pérez P.
  => Carlos Interiano
  => César Gutiérrez -narrador
  => Joel Lorenzo
  => Manuel Villalta -narrador
  => Saúl Guerra -narrador
  => Milton Jordán -narrador
  => Manfredo Castillo
  => José Lobos
  => Brenda Solís-Fong
  => César Gutiérrez
  => Rómulo Mar -narrador
  => José Méndez Morales
  => Galería
  => Foro
  Varios
Saúl Guerra -narrador

SAÚL GUERRA


     Nació en la aldea Los Planes del municipio de San Juan Ermita, Chiquimula, el 10 de noviembre de 1958.
      Saúl Guerra es Ingeniero Agrónomo. Se especializó en el manejo del agua para uso de riego en el Estado de Israel. Fue asesor del Rector y miembro del Consejo Superior Universitario de la Universidad de San Carlos de Guatemala.
      Tiene varios libros caseros de cuentos regionales como “Cuentos di´aldea”, “Tapizcando Cuentos” y “La vega del bejucal”, se suman a estos cientos de artículos publicados en revistas académicas y periódicos de circulación nacional.





EL MUCHACHO DE LA CAMISA NEGRA
                                                 -cuento-



         El mero día de finados, a deshoras de la noche, volvíamos de un chonguengue. Eran como las 12 menos 20. Pasamos con mi primo Rómulo frente al cementerio en la mera entradita del pueblo, y faltaba pasar por el parque para llegar a casa.
         El pueblo estaba desolado. La gente como que se durmió temprano por miedo a las ánimas del Día de Muertos. Mi pequeño y ermitaño pueblo tiene una monumental iglesia colonial frente al parque: La Ermita de San Juan. Como decir aquí está el parque, allá la iglesia.
         Cuando llegamos al parque, apagamos el carro, nos apeamos y todo quedó en silencio. Se oían los grillos, la luz de la luna se filtraba entre las ramas de un palo de guayacán, y lejos ladraban unos chuchos. Una brisita desgajaba hojas secas de un palencón de ceiba, y se oía cuando topaban con el piso. Caminamos por el parque sin hablar, saboreando el silencio. De repente vi a un hombre joven, altote, como de 1.90, o más. Vestía camisa roja, pantalón negro, botas y sombrero; caminaba tranquilo por el parque, y le dije: – Adiós, compa –No me contestó, y seguimos caminando sin hablar.
         Al rato tronché el silencio y le pregunté a Rómulo si conocía a ese tipo que yo acababa de saludar y él me contestó:
         – ¿Quién, mano? Vos no has saludado a nadie.
         – No me chingués, primo –le dije–, ¿No ves a ese tipo que acabo de saludar, pues? Mirá allá está ve –y señalé al extraño.
         – ¿Quién, vos? No me jodás, mano; yo no veo a nadie –me dijo Rómulo.
         Aquel tipo misterioso desapareció ante mis ojos. Vi el reloj y eran las 12 de la noche en punto. Dudosos buscamos al extraño como a una aguja en un pajar, y nadita de nada. Entonces sentimos miedito porque era el día en que asustan con el petate los muertos. ¡Já, así se me hacía todo! Fuimos a buscarlo en los recovecos del frontispicio de la iglesia, y nada de nada. El molote de chuchos ya se oía ladrar más cerca.
         – No hace mucho, aquí merito petatearon a Everildo junto a su chucho negro y no les hicieron novenario –me dijo Rómulo con cara de me quiero ir.
         El aire se volvió chiflón y los chuchos ladraban más cerquita. Con tal asombro y “agûevamiento” salimos despepitados a enchamarrarnos a la casa.




ESCRITORES CHIQUIMULTECOS - contacto  
 

Facebook y blog de Rómulo Mar

 
Publicidad  
   
Contador de visitas  
  contador de visitas  
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=