ESCRITORES CHIQUIMULTECOS
ESCRITORES CHIQUIMULTECOS  
  I N I C I O - I N I C I O
  => POETAS
  => NARRADORES
  => Ismael Cerna
  => Humberto Porta Mencos
  => Isabel de los Ángeles Ruano
  => Miguel Ángel Vásquez
  => Raúl Mejía González
  => Aquiles Pinto Flores
  => Rosa Flores Monroy -narradora
  => Elías Valdés
  => Brenda Solís-Fong -narradora
  => Lot Byron Remus
  => Gustavo Bracamonte
  => Mario Morales Monroy
  => Edmundo Zea Ruano
  => Rafael Zea Ruano
  => Guilver Salazar
  => Raúl Aguirre
  => Juan Pablo Espino
  => Rómulo Mar
  => J. Israel Pérez P.
  => Carlos Interiano
  => César Gutiérrez -narrador
  => Joel Lorenzo
  => Manuel Villalta -narrador
  => Saúl Guerra -narrador
  => Milton Jordán -narrador
  => Manfredo Castillo
  => José Lobos
  => Brenda Solís-Fong
  => César Gutiérrez
  => Rómulo Mar -narrador
  => José Méndez Morales
  => Galería
  => Foro
  Varios
Raúl Mejía González

RAÚL MEJÍA GONZÁLEZ






    Nació el 24 de marzo de 1891. Muere a la prematura edad de 28 años a causa de una enfermedad terrible el 10 de septiembre de 1919. Por ello, Humberto Porta Mencos dedica a su memoria el poema El poeta era enfermo.
    Fue maestro por vocación. Egresó del Instituto Normal para Varones de Oriente el 12 de noviembre de 1912. Y de acuerdo a Domingo Samayoa López, Raúl Mejía ingresa a las aulas universitarias, pero que no pudo culminar una carrera y volvió a la tierra natal con sus alforjas llenas de desesperanza y desilusión.
    
Fue gran bohemio y, lamentablemente, se hundió en el alcoholismo hasta destruirse por completo. En esa lid contra el vicio encuentra la opción de la iglesia y se convierte a la religión evangélica, época en la que se dedica a escribir poesía cristiana. 
    Para los centroamericanos, Raúl Mejía González es nuestro Manuel Acuña, nuestro José Asunción Silva. En un comentario que de su obra hiciera Cansinos Assens, lo catalogaba como el introductor en Centro América de la métrica en once sílabas; como ejemplo podemos tomar estos versos:

Solo en la paz de la desierta vera
lanza al espacio su figura escueta,
mientras el sol con su pincel de fuego
labra en la tierra su fatal silueta…

    Dicho comentarista lo calificaba, además, como “el hiperestésico”, para resumir toda su excelsitud, dando a entender con ello que Raúl era no un poeta más, sino un poeta que sentía dentro de sí toda su expresión; que sus bellos y sentidos poemas eran el manantial permanente y cristalino que fluía del remanso de su numen prodigioso.
    Se dice que escribió bastante poesía, lamentablemente la historia perdió datos en su caminar, por ello solo registra dos libros: Lirios Azules y Predio Virgen.






LA PAZ DE LOS PINOS

Es la paz de los pinos dulce paz religiosa
donde duerme el secreto de una vida mejor…
de una vida que ignora la existencia azarosa
que ha sabido tan sólo la verdad del dolor.

Es la paz de los pinos dulce paz ignorada
que no entienden las almas, del mundano trajín
esas almas, comedias que al cerrar la jornada
no han sacado otra cosa que la hiel del esplín.

Yo la entiendo de cerca y la entiendo de lejos,
y me gusta doquiera su lenguaje escuchar;
su lenguaje que finge en los pinos ya viejos
el eterno murmullo de las ondas del mar.

Son los pinos cual santos que en las cumbres desnudas,
en la noche, sus brazos estiran en cruz;
y al lamento sentido de sus súplicas mudas
contestará la aurora con la unción de la luz.

Son los pinos cual santos. En su paz legendaria,
donde duerme el secreto de una vida mejor,
nunca han visto las horas, la existencia
que sujeta al martirio la verdad del dolor.

Salve, paz religiosa. Salve paz ignorada,
que yo entiendo de cerca, que yo entiendo de lejos;
dulce paz bendecida, dulce paz adorada
de los pinos muchachos y los pinos ya viejos.




LA VISIÓN DE LA CRUZ

Largos años vagué
por el valle del mal
sin consuelo, sin fe, y sin amor;

y la sombra fatal
de la senda que hollé,
puso en mi alma la hiel del dolor.

A mis pies el infierno se abrió,
y clamé con el alma a Jesús,
y al instante la escena cambió
en la hermosa visión de la Cruz.

Desde entonces por Él,
ya no soy lo que fui,
una sombra sin Dios y sin ley;
mi existencia le dí
y le quiero ser fiel,
me constriñe el amor por mi Rey....




ESCRITORES CHIQUIMULTECOS - contacto  
 

Facebook y blog de Rómulo Mar

 
Publicidad  
   
Contador de visitas  
  contador de visitas  
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=