ESCRITORES CHIQUIMULTECOS
ESCRITORES CHIQUIMULTECOS  
  I N I C I O - I N I C I O
  => POETAS
  => NARRADORES
  => Ismael Cerna
  => Humberto Porta Mencos
  => Isabel de los Ángeles Ruano
  => Miguel Ángel Vásquez
  => Raúl Mejía González
  => Aquiles Pinto Flores
  => Rosa Flores Monroy -narradora
  => Elías Valdés
  => Brenda Solís-Fong -narradora
  => Lot Byron Remus
  => Gustavo Bracamonte
  => Mario Morales Monroy
  => Edmundo Zea Ruano
  => Rafael Zea Ruano
  => Guilver Salazar
  => Raúl Aguirre
  => Juan Pablo Espino
  => Rómulo Mar
  => J. Israel Pérez P.
  => Carlos Interiano
  => César Gutiérrez -narrador
  => Joel Lorenzo
  => Manuel Villalta -narrador
  => Saúl Guerra -narrador
  => Milton Jordán -narrador
  => Manfredo Castillo
  => José Lobos
  => Brenda Solís-Fong
  => César Gutiérrez
  => Rómulo Mar -narrador
  => José Méndez Morales
  => Galería
  => Foro
  Varios
Humberto Porta Mencos

HUMBERTO PORTA MENCOS


                Foto tomada del libro Chiquimula en la historia de Rosa Flores M.

    Muy joven empezó a destacar como poeta, sus primeros versos los escribió cuando aún era estudiante en el Instituto Normal para Varones de Oriente, INVO. Posteriormente, publicó en periódicos y revistas literarias.
    En 1928 acometió la empresa de compilar el Parnaso Guatemalteco, en orden cronológico, cuya obra, una de las más completas en su género, reunió lo más sobresaliente y característico de la poesía nacional con acertada singularidad.
    Años más tarde, Humberto Porta Mencos entrega a la crítica el libro Poesías Escogidas, editada en la casa editorial Maucci de Barcelona y prologada por el escritor español José Brisa. En 1944 aparece la composición que lo consagró como uno de los más connotados poetas de América: La Eterna Tragedia, poema filosófico-social, compuesto de cuatrocientas décimas y un total de cuatro mil versos octosílabos.
    La última obra que nos legó se llama 100 Poemas.
     Publicaciones: El parnaso guatemalteco (1928); Poesías escogidas (1931); La eterna tragedia (1944); 100 poemas (1961).





¡QUÉ LINDO SER PRESIDENTE!

Nací en un pueblo ignorado,
de altas montañas rodeado
y de poético ambiente;
mas, como era hombre apartado
me creían un demente...

Pero ese tiempo pasó...
y hoy les cuento a mis lectores,
que más tarde tuve yo
sinceros admiradores...

Y tanto sonó mi nombre
en la República entera,
que no quedó un solo hombre
que a verme a mi pueblo fuera;
unos por criticarme
y otros iban a elogiarme
de simpática manera.

Con la fama que me dieron
candidato ellos me hicieron,
pero..., ¡Para Presidente!
Y sin tener contrincante
salí tan luego triunfante,
que no creí decente.

Pero, en fin, a lo hecho pecho;
y yo entré con pie derecho
a ser Jefe de Estado.
Y ... ¡Oh! que grandes ovaciones
de taimados, de sacones,
y tanto tipo arrastrado...

¡Qué lindo ser presidente!
¡Cómo se apiña la gente
cuando uno suele pasar!
Le tocan la Granadera
como a la misma bandera,
todos le hacen el saludo
y una banda con escudo
pude en el pecho ostentar.

Lucí condecoraciones;
espadines y espadones;
carros tuve regalados,
de los últimos blindados
y quetzales a millones...

Parientes me aparecieron
-no sé de dónde salieron-;
mas, eran todos mestizos,
enanos y cabezudos;
unos sobrinos desnudos
y hasta unos primos mellizos.

Los Ministros celebraban
mis proyectos con canciones,
y si conmigo se hallaban
sólo eran genuflexiones.

El Congreso en general
estaba siempre a mis pies;
y si no recuerdo mal
se pasaban todo el mes
discutiendo cosas vanas,
tan peregrinas y necias,
cual prohibirle a las iglesias
que tocaran las campanas.

Pero un día..., de repente,
¡Plum...! Me dieron cuartelazo;
y yo comentando el caso
me quede estúpidamente...
¡Qué lindo ser Presidente!





LA ETERNA TRAGEDIA
(Fragmento)

Tarde de sombras y brumas
y de eléctricos fulgores;
en que se mueren las flores
con el beso de las brumas.
Hay aleteos de plumas
en el bosque rumoroso;
y del río caudaloso
que recorre la extensión,
se adivina la canción
que va cantando gozoso.

El hombre, en su tierna edad,
vivió lleno de terror,
porque escuchaba el fragor
de una horrenda tempestad.
Viò en la negra inmensidad
a las centellas cruzar,
y sintió temblar
la tierra en un cataclismo,
y al contemplarse a sí mismo
su Yo lo pudo explicar.

Todo es falaz espejismo…
Todo es ficticio y es vano…
Tan profundo es el arcano
como insondable el abismo…
Siempre el hombre será el mismo;
la existencia será atroz
y en esta marcha veloz
pasan centurias…, milenios…
¡nacen, viven, mueren genios
y no conocen a Dios!

La paz que ansia no alcanza
y la dicha se le esfuma,
su mismo existir le abruma,
y halla en su desesperanza,
tanta malaventuranza,
que al final todo le asedia;
pues sus males no remedia
y no sacia su ambición:
Por que el hombre, en conclusión,
vive una ETERNA TRAGEDIA…!





MAÑANITAS DE ABRIL
                                          -Canción-

En el abril de oro de la vida
fue cuando me enamoré de ti
porque eras una rosa escondida
que para mí solo descubrí.

Pero la ilusión fue pasajera
porque eterno está solo el dolor
y es tan grande mi penar
que solo sé evocar tu amor.

Mañanita de abril
que ahora me hace soñar
el encanto de ayer
que no puedo olvidar.

Mañanita de abril
de divino esplendor
que revives en mí el amor.





JAMÁS TE DESESPERES

Jamás te desesperes, conserva la esperanza,
que el tiempo presto avanza…
y en un solo segundo
puede cambiar tu vida o transformarse el mundo.

Jamás te desesperes, que ha de llegar el día,
la hora en que se cumplan tus múltiples anhelos...
¡Entonces en tu alma será todo alegría
y radiantes estrellas alumbrarán tus cielos!

Jamás te desesperes, porque en esta existencia
debes ser resignado, debes tener paciencia:
¡Y si eres para todos los sufrimientos fuerte,
te habrás ganado el cielo a la hora de la muerte!




EL POETA ERA ENFERMO
(A la memoria de Raúl Mejía González)

El poeta era enfermo, y su musa era suave
como un arpa que llora, como el canto del ave;
su mirada fue dulce, su carácter fue tierno;
¡y era pálido y triste como un día de invierno!

Y sus versos tenían el rumor de las fuentes,
de las fuentes que en perlas de cristal se desgranan
en los parques dormidos y en la noches silentes
cuando vaga el perfume que las flores emanan.

Y pasó por el mundo sin ser visto el poeta,
como vive en el prado la modesta violeta
que se oculta en las hojas para estar resguardada;
siendo corta su vida cual la de una alborada.

En sus horas amargas, el poeta sufría
las desdichas del mundo… ¡Su dolor era acerbo!
y cuando él se inspiraba, sus estrofas tejía;
y su musa era hermana de la musa de Nervo.

Su mirada fue dulce, su carácter fue tierno;
y era pálido y triste como un día de invierno…
Y una noche al poeta le llegó, al fin, la hora
que pasó por su lecho la enlutada Señora.







ESCRITORES CHIQUIMULTECOS - contacto  
 

Facebook y blog de Rómulo Mar

 
Publicidad  
   
Contador de visitas  
  contador de visitas  
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=