ESCRITORES CHIQUIMULTECOS
ESCRITORES CHIQUIMULTECOS  
  I N I C I O - I N I C I O
  => POETAS
  => NARRADORES
  => Ismael Cerna
  => Humberto Porta Mencos
  => Isabel de los Ángeles Ruano
  => Miguel Ángel Vásquez
  => Raúl Mejía González
  => Aquiles Pinto Flores
  => Rosa Flores Monroy -narradora
  => Elías Valdés
  => Brenda Solís-Fong -narradora
  => Lot Byron Remus
  => Gustavo Bracamonte
  => Mario Morales Monroy
  => Edmundo Zea Ruano
  => Rafael Zea Ruano
  => Guilver Salazar
  => Raúl Aguirre
  => Juan Pablo Espino
  => Rómulo Mar
  => J. Israel Pérez P.
  => Carlos Interiano
  => César Gutiérrez -narrador
  => Joel Lorenzo
  => Manuel Villalta -narrador
  => Saúl Guerra -narrador
  => Milton Jordán -narrador
  => Manfredo Castillo
  => José Lobos
  => Brenda Solís-Fong
  => César Gutiérrez
  => Rómulo Mar -narrador
  => José Méndez Morales
  => Galería
  => Foro
  Varios
Ismael Cerna

ISMAEL CERNA SANDOVAL


                          Foto tomada del libro Chiquimula en la historia de Rosa Flores M.

    El más bizarro y antiguo cantor del oriente guatemalteco es el poeta Ismael Cerna, quien naciera en 1856 en la hacienda "El Paxte", en las faldas del volcán de Ipala, del municipio de este mismo nombre, según datos recabados por la historiadora chiquimulteca Rosa Flores Monroy. Sus padres fueron Nemesio Cerna y Francisca Sandoval de Cerna. Falleció el 8 de abril de 1901. 
    Ismael se graduó de bachiller en Filosofía. Seguidamente hizo estudios de teología e ingresó en la entonces Universidad Nacional para cursar las carreras de medicina y ciencias jurídicas, pero no concluyó estas profesiones. Posteriormente ingresó en el ejército llegando a tener los galones de coronel.
    Existen fundamentos sólidos para creer que el inicio del teatro en Guatemala se debe en gran parte a Cerna, quien debe ser considerado como su fundador. Su obra más grande, escrita y representada en 1891, fue La penitenciaría de Guatemala, escrita mientras era un fugitivo en El Salvador.
    Sobrino del mariscal y ex presidente Vicente Cerna y Cerna, fue perseguido, exilado y apresado tras la Reforma Liberal de 1871 cuando ayudó a su tío a huir del país. Ya un poeta consumado, escribió poemas contra el gobernante de turno, el general Justo Rufino Barrios.
    El poeta era parte de un grupo oriental conocido como Los Remicheros, que buscaba evitar el control total de Barrios después de que este liderara la Revolución de 1871 junto con el general Miguel García Granados. Ambos derrocaron en aquella rebelión al presidente Vicente Cerna, tío de Ismael. El nuevo mandatario vio amenazadas sus intenciones y ordenó arrasar con la Hacienda El Paxte y las propiedades de la familia Cerna Sandoval, incluso asesinando a su propietario, Nemesio Cerna, padre de Ismael (Matta, 1993).
    Ismael Cerna, que tuvo un carácter siempre fuerte e impulsivo, huyó a Honduras, pero fue capturado y encarcelado en la Penitenciaría Central, por orden del general Barrios. Cerna escribió desde su celda el poema titulado En la Cárcel -a Justo Rufino Barrios-. El mandatario, después de conocer los versos del mismo, ordenó la liberación del poeta.
    De acuerdo a Robertson y Curtis (1970), tras la muerte de Justo Rufino Barrios, Cerna visitó su tumba y, llorando, le recitó unos versos (El perdón – Ante la tumba de Barrios-) en donde, en nombre de Guatemala, lo perdonaba por sus errores.

Fuentes: 

Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Ismael_Cerna
http://wikiguate.com.gt/ismael-cerna-sandoval/
Gustavo Bracamonte.








EN LA CÁRCEL


¿Y qué! Ya ves que ni moverme puedo
y aún puedo desafiar tu orgullo vano.
¡A mí no logras infundirme miedo
con tus iras imbéciles, tirano!

Soy joven, fuerte soy, soy inocente
y ni el suplicio ni la lucha esquivo;
me ha dado Dios un alma independiente,
pecho viril y pensamiento altivo.

Que tiemblen ante ti los que han nacido
para vivir de infamia y servidumbre,
los que nunca en su espíritu han sentido
ningún rayo de luz que los alumbre;

los que al infame yugo acostumbrados
cobardemente tu piedad imploran;
los que no temen verse deshonrados
porque hasta el nombre del honor ignoran.

Yo llevo entre mi espíritu encendida
la hermosa luz del entusiasmo ardiente;
amo la libertad más que la vida
y no nací para doblar la frente.

Por esto estoy aquí do altivo y fuerte
tu fallo espero con serena calma;
porque si puedes decretar mi muerte,
nunca podrás envilecerme el alma.

¡Hiere! Yo tengo en la prisión impía
la honradez de mi nombre por consuelo.
¿Qué me importa no ver la luz del día
sin tengo en mi conciencia la del cielo?

¿Qué importa que entre muros y cerrojos
la luz del sol, la libertad me vedes,
si ven celeste claridad mis ojos,
si hay algo en mí que encadenar no puedes?

Sí; hay algo en mí más fuerte que tu yugo,
algo que sabe despreciar tus iras
y que no puedes sujetar, verdugo,
al terror que a los débiles inspiras.

¡Hiere…! Bajo tu látigo implacable,
débil acaso ante el dolor impío,
podrá flaquear el cuerpo miserable,
pero jamás el pensamiento mío.

Más fuerte se alzará, más arrogante
mostrará al golpe del dolor sus galas:
el pensamiento es águila triunfante
cuando sacude el huracán sus alas.

Nada me importas tú, furia impotente,
víctima del placer, señor de un día;
si todos ante ti doblan la frente
yo siento orgullo en levantar la mía.

Y te apellidas liberal ¡bandido!
tú que a las fieras en crueldad igualas,
tú que a la juventud has corrompido
con tu aliento de víbora que exhalas.

Tú, que llevas veneno en las entrañas,
que en medio de tus báquicos placeres,
cobarde, ruin y criminal te ensañas
en indefensos niños y mujeres.

Tú, que el crimen ensalzas, y escarneces
al hombre del hogar, al hombre honrado;
tú, asesino, ladrón, tú que mil veces
has merecido la horca por malvado.

¡Tú, liberal…! Mañana que a tu oído
con impotente furia acusadora
llegue la voz del pueblo escarnecido
tronando en tu conciencia pecadora…

Mañana que la patria se presente
a reclamar sus muertas libertades
y que la fama pregonera cuente
al asombrado mundo tus maldades;

al tiempo que maldiga tu memoria
el mismo pueblo que hoy tus plantas lame,
el dedo inexorable de la historia
te marcará como a Nerón, ¡infame!

Entonces de esos antros tenebrosos
donde el honor y la inocencia gimen;
donde velan siniestros y espantosos
los inicuos esbirros de tu crimen;

de esos antros sin luz y estremecidos
por tanto ayes de amargura y duelo;
donde se oye entre llantos y gemidos
el trueno de la cólera del cielo,

con aterrante voz, con prolongada
voz, que estremezca tu infernal caverna,
se alzará cada víctima inmolada
para lanzarte maldicion eterna.

En tanto, hiere déspota, arrebata
la honra, la fe, la libertad, la vida;
tu misión es matar: ¡sáciate, mata,
mata y báñate en sangre fratricida!

Mata, Caín, la sangre que derrames
entre gemidos de dolor prolijos
¡oh! infame, el mayor de los infames,
irá a manchar la frente de tus hijos.

Aquí tienes también la sangre mía,
sangre de un corazón joven y bravo,
no quiero tu perdón, me infamaría…
Mártir prefiero ser, a ser esclavo.

¡Hiéreme a mí que te aborresco, impío!
a ti que con crueldades inhumanas
mandaste a asesinar al padre mío
sin respetar sus años, ni sus canas.

Quiero que veas que tu furia arrostro
y sin temblar que agonizar me veas,
para lanzarte una escupida al rostro
y decirte al morir: maldito seas.








EL PERDÓN

No vengo a tu sepulcro a escarnecerte,
no llega mi palabra vengadora
ni a la viuda, ni al huérfano que llora,
ni a los fríos despojos de la muerte.

Ya no puedes herir ni defenderte,
ya tu saña pasó, pasó tu hora;
solamente la historia tiene ahora
derecho a condenarte o absolverte.

Yo que de tu implacable tiranía
una víctima fui, yo que en mi encono
quisiera maldecirte todavía,

no olvido que un instante en tu abandono
quisiste engrandecer la Patria mía.
Y en nombre de esa Patria te perdono.








AUTORETRATO


De un terso espejo ante la plancha clara
contemplándome estoy, y estoy tan fiero,
que a no ser por lo mucho que me quiero
lleno de indignación me abofeteara.
Una cara más larga que una vara,
cuerpo maltrecho, canillas que hacen cero,
un conato de frente, un ojo huero
y una nariz más larga que la cara.
Conjunto ruin, fealdad tan insolente;
al contemplar mi bárbara escultura
se me desgarra el corazón cruelmente;
mas al ver tan horrible desventura
tengo un consuelo y, pásmese la gente,
soy de mi pueblo la mejor figura.











ESCRITORES CHIQUIMULTECOS - contacto  
 

Facebook y blog de Rómulo Mar

 
Publicidad  
   
Contador de visitas  
  contador de visitas  
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=